viernes, agosto 28, 2009

Mansana in cordero sanO








Sabía perfectamente lo que hacía al morder con todas sus fuerzas aquella manzana…
Había ansiado ese momento desde hacía mucho tiempo. Se escondía en cualquier recoveco a espiar a su madrasta, aquella misteriosa, adusta y por encima de todas las anteriores cosas, sabia mujer. Encerrada gran parte de su tiempo en aquel aposento rebosante de libros, extraños objetos, recipientes contenedores de substancias desconocidas y un sinfín de curiosidades, ella buceaba entre todo aquello tomando apuntes sin parar, de vez en cuando Blanca debía contener la acelerada respiración aferrada tras el objeto que la ocultaba ya que un grito inesperado seguido de una tormenta de blasfemias rezongueras brotaba del fondo de la habitación. Blanca nunca estuvo segura de si sabía de su presencia y simplemente lo permitía, consiguiendo así que su impaciente espera para librarse de una vez por todas de ella se hiciese más divertida…aliño quizás…
Blanca sabía que ella no quería matarla, simplemente no la soportaba…al fin y al cabo, tuvo mucho que ver su comportamiento anterior en la penosa situación en la que actualmente se encontraba, repudiada y temida estúpidamente por todo el reino, de burros, sí, pero todo el reino es mucho todo…De pequeña siempre la miraba con pánico, cuando la madrasta se esforzaba por hacerle alguna carantoña, ella salía corriendo espantada por el inhumano brillo de sus ojos, o por la textura cambiante de su hermosa pero extraña piel…En más de una ocasión, la madrasta intentó contarle cuentos u historias, pero nada, Blanca siempre respondía de idéntica forma, corriendo, gritando castillo arriba castillo abajo profiriendo terremotos de lindezas orales tales como: brujaaaaaa ¡!!pulgosaaaaaaaaaa!! malvadaaaa!!!monstruo!!...y todos los derivados de la genealogía de los insultos…
Así que el día de la manzana llegó, la madrastra no iba disfrazada, y Blanca tampoco salió corriendo.
Blanca quería tomar aquella manzana a modo de disculpas, después de todo, su madrastra era la persona más fascinante con la que se había encontrado, pero lejos de aprovechar su compañía la temió, le temió tanto que antepuso su miedo a lo desconocido a lo desconocido por conocer…ahora era ya demasiado tarde…solo quería pedirle perdón, un perdón colmado.
Mordió, antes de sumirse en el sueño eterno por completo, escuchó la voz de la madrasta… su querida madrastra que le decía: - Aprieta la fruta prohibida con todas tus fuerzas, retenla en tu mano, te será indispensable, es todo lo que necesitas! no la dejes caer, aer, er, er..rr…
La Madrastra fue quien construyó con sus propias manos un ataúd de cristal mágico, impenetrable, para que su pequeña Blanca, su hija, al fin y al cabo, soñase por siempre jamás resguardada y oculta en lo más profundo del más profundo bosque. Pero…hasta el más profundo bosque de todos los bosques tiene ojos…en esta ocasión, fueron 14 ojos…los de siete enanos mirones y depravados que intentaron abrir el ataúd con todo tipo de barbaridades…abrir ese ataúd para poseer a la misteriosa joven se convirtió el centro de sus vidas, pero no podían, y tras mucho debatir, y miles de puñetazos, llegaron recelosos a una decisión, saldrían del bosque en busca de ayuda, cerrajeros, gigantes , dentudos, pulpos, corales, príncipes, monstruos, lo que fuese con tal de cumplir su objetivo.
El rumor se fue extendiendo, y los enanos muriendo…”en misteriosas circunstancias” …uno fue pisoteado por un coloso, otro engullido por un árbol con pajarita y bigote Rodolfil, otro empalado en el pico de un gallo boxeador…(…) y así uno tras otro.
Los enanos eran los únicos que conocían el paradero exacto de la muchacha, así que pasó mucho tiempo hasta que alguien se topó con el ataúd. Fue un Dodo , bueeeeno, no, un príncipe de color azul del espacio exterior anacrónico el que la encontró, enfundado en unos pololos cortos de seda estelar horrorosos, bajó con atropello de su camello verde mientras las lánguidas plumas de su sombrero le tapaban un ojo, con el que le quedaba al descubierto pudo ver a Blanca…quedó deslumbrado… literalmente deslumbrado, ya que eran las tres de la tarde y el sol picaba de lo lindo, provocando un destello sobre el cristal digno del fuego de Pompeya ..pero no…
Casi Instintivamente y digo casi, porque tuvo que esperar hasta las siete de la tarde, para que se enfriase el asunto…se abalanzó sobre el ataúd con intención de besarla, peroooo…tatachán! Un microsegundo antes de que lo lograse, Blanca abrió los ojos y gritó, amenazante con la manzana en alto y lista para disparar: -Alto! Nutra! Besacristales! ni principe, ni azul , ni nada, eso sí, Principalmente me tapas el azul del cielo! Vete! sigue durmiendo y déjame soñar !
Y colorín colorado, el careto se le ha quedado.

6 comentarios:

  1. Your work is amazing...I love her!!

    ResponderEliminar
  2. Hola Sandra! soy mayra de AMA, me gustaria visitaras mi blog, para que me des tu opinion sobre mis monas,
    las tuyas son totalmente fantásticas, me gustó tu estilo, felicidades!!

    ResponderEliminar
  3. Sandra, she is soo beautiful, great work --and THANK YOU SO MUCH for the baby picture you drew and sent me... I haven't had a chance to e-mail you back yet but I wanted to tell you how much it amused me :)

    hugs!
    Kamila

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Su trabajo es tan maravilloso!!!! Escribo en una página de traducción tan perdona mis palabras. ¡Estoy tan contento ver su trabajo y yo soy impresionado con su trabajo de foto también yo deseo que pueda hacer mío mirada tan bueno! ¿Cómo demonios hace usted éstos tiras largas de fotos?

    ResponderEliminar
  5. Que historia Sandra... que historia!!! Me he reido de lo lindo. :oD

    ResponderEliminar