jueves, septiembre 17, 2009

Brown Jenkin de vacaciones


A Brown Jenkin le costó mucho que la vieja bruja le diese unos días libres, pero mucho más que trazase unas cuantas formulas para abrir la puerta que conducía hacia la dimensión donde se rumoreaba residía su viejo amigo Matseluard Tfarcevol. Finalmente lo consiguió, dejándola más que entretenida, disfrutando de un grandioso banquete compuesto por más de cincuenta tiernitos bebés.
Acompañado por el grotesco hilo musical que procedía del salón, cargó una pequeña maleta sobre su repugnante espalda y se lanzó sobre la puerta parpadeante que mostraba la imposible pared.
Como botón, unas cuantas fotos del viaje.

viernes, septiembre 04, 2009

Lupita







.