sábado, mayo 31, 2014


1 comentario:

  1. ¡Qué felicidad de momento! Quiero aullar desnuda sobre los tejados y bailar claqué encima de las mesas de los restaurantes. Como admiradora de ambos, mi embelesamiento no puede ser mayor. ¡Qué suertudo el puñetero Neil! Por su cara extasiada noto que es consciente de lo afortunado que es. ¡Más le vale! Ni todas las loterías del mundo traen más felicidad. Nada, nada, voy a sacar el bastón y el sombrero ahora mismo.

    ResponderEliminar